El concepto de sustentabilidad implica cuidar al medio ambiente, pero también pone foco en la inclusión social; porque el capital y el talento están cada vez más hambrientos de propósito

De área satélite a planes que ocupan un lugar central en el negocio. En los seis años de Management 2020 las empresas pasaron de hablar de “tercer sector” o “responsabilidad social empresaria” a “sustentabilidad”: un concepto que representa la importancia y el compromiso con el medio ambiente y la sociedad en su conjunto, desde los colaboradores, pasando por la cadena de valor, las comunidades en las que se operan y los consumidores de los productos y servicios.

Diego de Leone es gerente general de Natura Argentina, la primera compañía de capital abierto en recibir la certificación BCorp en el mundo en 2014 y una firma que se posiciona como una de las pioneras en impulsar negocios sustentables. “Al final del día, sustentabilidad no es solamente medio ambiente. En Natura entendemos a la sustentabilidad como un aspecto social, económico, ambiental e incluso cultural. Inclusión es sustentabilidad, diversidad es sustentabilidad y llegar a fin de mes y tener para comer también es sustentabilidad”, definió durante su participación en la mesa de Management 2020.

La última acción de la empresa en la Argentina está ligada a la creación de un sistema de recolección voluntaria del 15% de los residuos que genera por el uso de embalajes y envases. “El programa busca aumentar la tasa de reciclaje en nuestro país y generar inclusión a través de las cadenas de recolectores. Nos llena de satisfacción poder decir que somos la primera cadena de reciclaje en la Argentina para la industria cosmética”, sostuvo De Leone. A nivel global, el objetivo de la empresa es recuperar el 50% del material para 2050.

Miguel Kozuszok, presidente de Unilever Latinoamérica, contó que la firma lanzó su Plan de Vida Sustentable en 2010. Con este programa, la firma estableció tres objetivos: reducir a la mitad el impacto ambiental de las operaciones, generar un impacto en la salud de más de 1000 millones de personas y analizar toda la cadena extendida desupply chain para mejorar la calidad de vida de aquellas personas.

“Si arrancamos desde el punto de partida, estamos con la cuenta en rojo, porque al planeta le estamos sacando más de lo que puede darnos”, definió, y continuó: “En el caso del planeta, lamentablemente, no hay un Fondo Monetario Internacional para pedirle que nos financie el proceso, lo tenemos que generar nosotros y el impacto no son los intereses, sino la extinción”.

Otro de los integrantes de la mesa de Sustentabilidad fue Jairo Trad, creador de Kilimo, un sistema que ayuda a los productores agrícolas a hacer una gestión más eficiente del agua y por el que recibió en 2018 el premio al Emprendedor del año que entrega Presidencia de la Nación.

Al momento, con 100 clientes en seis países, Kilimo permitió el ahorro de 15.000 millones de litros de agua. “Me gusta pensar cualquier organización como ‘capital más talento’ y esos dos recursos están hambrientos de propósito. El capital en el mundo está buscando un para qué y el talento también lo está buscando”, aseguró, y aclaró con seguridad que ni él ni sus amigos están dispuestos a trabajar en una compañía que no tenga uno.

Esta tendencia entre los profesionales jóvenes a encarar el trabajo desde el propósito no es solo local. Un estudio global de Accenture revela que al 71% de las personas les importa más el impacto que una marca puede tener en ellos y en la sociedad que los productos o servicios en sí mismos. Y esta cifra salta a casi el 80% si solo se toma el universo de los millennials y los centennials.

Trad nació en un pueblo de 700 habitantes en el Valle de Traslasierra, en el que vio cómo su abuelo, todos los días a las 12 de la noche, salía al campo para gestionar el riego. “En Traslasierra llueve 200 milímetros al año, pero para tener algo de agricultura se necesitan 800 milímetros. Todo se riega con canales, como en las viejas épocas”, contó.

Tras estudiar Ingeniería en Computación, pudo alinear su profesión con su propósito: facilitar el trabajo de los productores agrícolas. “El contexto agrícola es complejo y la tecnología que necesitan tomar para ser sustentables también lo es. ‘¿Cómo hacemos para que esta tecnología le llegue a un tipo que tiene que ver el celular en el sol arriba de la cosechadora y que la quiera usar? Ese fue nuestro disparador”, explicó.

En la mesa también estuvieron Catalina Hornos, presidenta y fundadora de la Asociación Civil Haciendo Camino, y Gastón Gorali, CEO de Mundoloco CGI, productora de animación que fundó junto al director Juan José Campanella y de la que salió Metegol, una de las películas animadas argentinas con mayor reconocimiento a nivel internacional.

Hornos decidió dedicar su vida al voluntariado y, en particular, al trabajo para erradicar la desnutrición infantil luego de viajar, en 2006, a Añatuya, Santiago del Estero. “Hubo un cambio en mi vida. Me fui una semana a hacer orientación vocacional a una escuela. Me comprometí a ir al año siguiente. Volví, hice una experiencia de cinco meses, me volví a ir y cuando regresé ya me quedé seis años”, resumió al momento de contar su historia.

La fundación ayuda a niños y capacita a sus madres para evitar la desnutrición infantil y ya cuenta con 12 centros de prevención de desnutrición infantil y acompañamiento familiar en Santiago del Estero y Chaco. Además, ofrece talleres semanales en más de 15 barrios y localidades rurales.

“Trabajar en desnutrición es trabajar con la familia, es enseñar a administrar los pocos recursos para que lleguen a fin de mes. Trabajar en el vínculo entre madre e hijo vale la pena. Sé que no voy a hacer un cambio global, pero sí lo voy a hacer en esa casa y en esa familia”, explicó.

Ian es un chico argentino que nació con falta de oxígeno en el momento del parto y hoy tiene parálisis cerebral. Su mamá, Sheila, creó una fundación para ayudar a los chicos que sufrían lo mismo que él. Escribió un libro con su historia, pero sentía que faltaba más para concientizar a la sociedad sobre la temática y evitar el bullying al que sometían a su hijo.

Ian era fanático de Metegol, por lo que Sheila recurrió con su historia a la productora y, tiempo después, la firma presentó su corto animado con él como protagonista. “Escucharla a ella contar la historia nos generó empatía a todos y muchas empresas se sumaron para acompañar el proyecto. Acá lo único que queríamos hacer era exponer el caso de Ian como ejemplo de lo que nos pasa a nosotros como sociedad en general”, concluyó.

Poder de mejorar

La oportunidad para las marcas

Impacto: 71%

De las personas dice que le importa más el impacto que una marca puede tener en ellos y en la sociedad que los productos o servicios en sí mismos. Esta cifra asciende casi al 80% para los millennials y centennials

4,5 Billones

Es lo que podría generarse de crecimiento a nivel mundial si surgieran nuevos modelos de negocios que consideren a la reutilización y a la economía circular, con el foco en la reutilización de desechos y recursos, según el informe “Tendencias Fjord 2019”, que elabora Accenture

523 Mil millones

Podrían ahorrarse las empresas europeas si aplicaran los principios de la economía circular, según el mismo informepara la humanidad actual, la cuenta arranca en rojo: al planeta tierra hoy se le está sacando más de lo que puede dar.

Fuente: www.lanacion.com.ar