Fundación La Morera inaugura este martes sus salones construidos con plástico reciclado y amplía sus prestaciones. El crecimiento está enmarcado en el trabajo en red con la Universidad Provincial de Córdoba y con empresas locales.

La construcción no suele ser el rubro más accesible para el llamado Tercer Sector. Sin embargo, las redes de solidaridad, el ingenio y la capacidad de trabajo que guardan las ONG y los sectores sociales que trabajan por la cultura y la educación no formal son la clave para el crecimiento de estos espacios. Este martes, fundación La Morera inauguró nuevos salones, construidos con botellas de plástico recicladas. “El uso está destinado a fortalecer los trabajos que se vienen realizando y a desarrollar un nuevo proyecto sociolaboral llamado Flor de laburo, explicó a este medio Gonzalo Montiel, presidente de la ONG.

“El proyecto implica la creación de un invernadero, para producir plantas aromáticas, flores y hortalizas que sirvan para vender”, detalló Montiel.

Para más adelante, la fundación tiene previsto construir un taller de carpintería en el que se armarán cajones de diseño para transportar las plantas y “darle valor agregado al trabajo”.

En el proyecto Flor de Laburo participan mujeres y jóvenes de Villa El Sauce y El Tropezón.

Para su concreción, se apoyan en el Fondo Ayudar del Consejo Provincial de Políticas Sociales de la Provincia, que promueve la articulación entre el Estado, el sector privado y las Organizaciones Sociales en proyectos productivos.

Se busca aportar a la creación de programas integrales para el desarrollo en tres dimensiones simultáneas: lo social, lo económico y lo ambiental. 

Colaboración

La red de colaboración que posibilita el trabajo que se propone la Morera está conformada, además de la ONG, por la Universidad Provincial de Córdoba(UPC), las empresas Lexgroup y Diseño de Interiores. Participan también el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), el estudio de arquitectos Scerbo y la Red comunitaria Remando entre Barrios de Villa el Sauce y El Tropezón.

Por otra parte, la construcción fue realizada por el equipo del párroco Mariano Oberlin, utilizando la tecnología de construcción que desarrolla el cura.

“Producto del esfuerzo compartido, se realizará la apertura de la primera Casa de Extensión de la UPC, que apoyará principalmente el Programa de Acompañamiento Educativo para niñas y niños y familias de Villa el Sauce y el Tropezón”, se entusiasmó el titular de la fundación La Morera.

El acto inaugural tendrá lugar desde las 15, en la intersección de las calles Peralta y Tejeda de barrio Los Robles y estará presente la rectora de la UPC, Raquel Krawchick.

Fuente: http://www.lavoz.com.ar