Contribuyen a la salud emocional del paciente hospitalizado, desdramatizando el medio, demostrando al paciente, familiares y equipo médico que el humor, la risa y la fantasía pueden formar parte de su vida en el interior del hospital.

¿Qué es la Asociación Civil Payamédicos?
Hugo: Payamédicos es una Asociación Civil sin fines de lucro, que tiene ya 17 años en el país. En el año 2002 se forma la Asociación Civil que la funda José Pellucchi, un médico psiquiatra, en la ciudad de Buenos Aires y a partir de ahí, comienza toda la labor multiplicadora de difusión y de replicar la labor del payamedico a lo largo de todo el país, Chile, Paraguay… y todo esto con la misión de acercarse al paciente hospitalizado.
Para formarse como payamédico, uno tiene que prepararse con dos formaciones, una de ellas es la parte artística, de la cual hay representantes en todo el país, que son aquellos que nos encargamos de dar la formación de Paya teatralidad, que le llamamos nosotros, y que tiene que ver con todos los aspectos teatrales–artísticos de payamédicos en el hospital; y después esta la otra parte de la formación que tiene que ver con todo lo que son las normas de bioseguridad, que esas las dan los profesionales de la salud, que son todos psicólogos y psiquiatras, entre ellos esta José Pellucchi, que viene y da la formación intensiva donde ahí nosotros adquirimos todos los fundamentos de “por qué y para qué” hace lo que hace payamédicos cuando asiste a un hospital, o como trabaja.
Nosotros acá somos representantes en San Luis, pero estamos ligados a Payamédicos Argentina, y aclaro esto porque nosotros nos preparamos de una manera conciente y responsable de la tarea que hacemos, porque obviamente tomammos en cuenta muchísimos aspectos. Para que te des una idea, no solamente es importante la situación psicológica del payamédico, uno tiene que estar bien, porque entrás a lugares sensibles, como lo es un hospital. Uno es un actor con un estilo muy particular, cuando empezamos a tomar conciencia de que es una labor que no solamente te cuida, porque te cuida a vos como persona, imaginate que vos entrás a 60 habitaciones con diferentes patologías y traumas, que después tenés que seguir y tenés que tener un temple y haberte preparado como un profesional que esté dispuesto a hacerlo semanalmente.

Nosotros lo que siempre buscamos es diferenciarnos de otros payasos de hospital, primero por toda esta ética que manejamos, que tiene que ver con nuestro cuidado, con el cuidado del otro y con el cuidado del lugar. Imaginate que nosotros hacemos actividades actorales en el medio de aparatología del hospital, también tenemos que respetar e interactuar con los profesionales del hospital… es todo un trabajo integral que en cada situación estamos muy atentos y preparándonos todo el tiempo en los temas de bioseguridad, no queremos ser “polinizadores” por así decirlo de enfermedades, dentro y fuera del hospital. Vos fijate que a veces ves a una enfermera que sale con el ambo del hospital y se toma el colectivo, y vos sin querer la podes rozar y después te llevás la mano a la boca y uno nunca sabe… estamos hablando de enemigos microscópicos, por eso tenemos que tener la conciencia para lo que se hace artísticamente sino también para con el lugar donde uno actúa, por eso todo lo aprendemos a lo largo de la formación tanto de la paya teatralidad como la paya medicina. Y el vestuario aprobado de acuerdo a los lineamientos sépticos que tiene el vestuario, nosotros tenemos telas que están estudiadas que son de baja transmisión patógena, tampoco usamos tules, ya que son telas que se usan en los velatorios o el color violeta que suele ser el color más usado en las coronas fúnebres. De hecho nuestros trajes están hechos solo de cinco colores: turquesa, naranja (que es el que nos identifica), amarillo, verde manzana y el rosa. Tampoco usamos parches en nuestro vestuario, para evitar la asociación con la pobreza, ya que sabemos que en los hospitales hay mucha gente que padece esa situación, hay algo muy bueno que tiene payamédicos y es el proyecto de resonar, ya que resonar es, por ejemplo, que si yo llego a decir algo en esta entrevista que a vos te conmueva o te lleve a un aspecto personal, eso sería resonar y eso payamédicos lo cuida muchísimo, cuando nosotros estamos en modo artístico y entramos a una habitación no decimos “¿hola usted es la mamá del bebe?” Porque puede ser la tía y la mamá tal vez falleció en el accidente, nosotros evitamos todo este tipo de conversaciones y esta parte está en nuestra formación y la llamamos “Paya decir ético”, por ejemplo, si estás actuando y sin querer dosis “uy se me murió el perrito”… y la palabra “muerte” hay que enviarla dentro de un hospital.
Payamédicos tiene todo un grupo de profesionales que se ha encargado de estudiar todas estas cosas, la gente que pasa por nuestra formación lo comprende y es un descubrir enorme, porque yo creo que tiene que ver con esa capacidad de empatía que uno desconoce. Yo te quiero dar lo mejor, pero a veces desconociendo estas cosas, uno le termina dando al otro lo que se quiere no lo que en realidad el necesita y eso es medio egoísta. Comprender esto es también comprender un poco el amor… es difícil hacer reír pero no imposible,
Mi personaje es el Doctor Renegildo Rafiro, en honor a René Favaloro y al doctor Rafo. Los nombres de los Payamédicos son únicos y personales, no hay dos nombres iguales en todo el país y soy experto en carcajadas y sonrisas largas. Lo que buscamos siempre es un momento de sorpresas y distensión… muchas veces nuestra labor se apoya muchísimo en el acompañante, porque muchas veces cuando nosotros llegamos se piensan que los vamos a revisar, y cabe aclarar que nosotros no necesariamente somos médicos, somos personas que nos formamos par ser payamédicos.
Nosotros aspiramos a que esta formación en un futuro pueda ser curricular en alguna universidad, que la gente pueda comprender que todo lo que sea estudiar le pueda ser un servicio,
Nuestra tarea siempre esta relacionada con la salud, porque payamédicos es una técnica terapéutica, aplicamos la risoterapia, porque la risa se comprobó que genera endorfinas, estimula el sistema inmunológico, calma a los pacientes, distrae. Nosotros ayudamos muchísimo a los profesionales en su trabajo, por ejemplo… podemos distraer a un nene mientras le hacen un control para que no llore, en esos momentos un médico lo ve y lo comprende.

CC: ¿Cuándo empezó Payamédicos en San Luis?
Hugo: En San Luis Payamédicos empezó en octubre del 2014 y llevamos la novena formación. Esta es una tarea muy linda cuando se descubre que tiene cosas para compartir con el otro… somos un grupo muy comprometido y nos apoyamos siempre.