Grupo Corazón Animal rescata animales en situación de calle (sanos o enfermos). Si el animal está sano, le proporcionan un plan de vacunación, luego los castran y los ubican en un hogar de tránsito hasta que se den en adopción. Si el animal está enfermo, lo llevan al veterinario, pagan su curación y después reciben donaciones para recuperar lo invertido.

CC: ¿Cuál fue el disparador para que naciera el Grupo Corazón Animal?
Mirtha: Cada una viene de un grupo, yo con muy poco tiempo, entonces me uní a gente que provenía de otros grupos y hemos ido trabajando así, con mucha voluntad, para ver si lográbamos un trabajo en equipo que ya ha sido logrado. Además de las personas de las cuatro que constituímos en este momento Corazón Animal, ha habido dos o tres más, que con el tiempo se han ido, porque alguna no podía seguir el ritmo, no se… cada uno tiene sus propias dificultades. Yo me motivé en un momento determinado por ayudar en este trabajo de rescate y de atención a los animales en situación de riesgo o de abandono, y en ese momento conocí estas personas que están en el grupo, constituímos formalmente un grupo que se llama Corazón Animal y que tenemos sello y una serie de principios que compartimos. Hace 10 años que estamos trabajando y en un momento dado, nos pusimos a pensar que en realidad uno quiere hacer más cosas y no puede, porque los recursos son escasísimos, vivimos de las donaciones y algunos eventos que podamos como hacer (como bono contribución o una rifa o alguna otra cosa pequeña), entonces el trabajo siempre es como poco… uno quiere hacer mucho más, o hacer trabajos en la ciudad de una manera más sistemática; es decir, tomar un barrio y vamos a hacer un trabajo completo en este barrio, pero hay por ejemplo doscientos animales en situación de riesgo (porque aunque tengan dueño están en la calle y no están desparasitados, ni vacunados o que no están atendidas sus enfermedades primarias, como puede ser una sarna, una demodexia o las mismas castraciones… hace falta contar de entrada con mucho dinero, y nosotros nunca lo tenemos, porque el dinero que vamos recibiendo, lo vamos usando en los animales así de urgencia. Si hay un problema traumatológico, este otro que le pasó este… bueno, vamos saliendo así de lo poco, entonces la manera de pensar en un poco más grande, es hacer una fundación, que nos permita tener ingresos por otro lado. Ese creo que fue el principal motivo, porque hay varios grupos que trabajan así como nosotros. Y bueno a lo mejor no lo piensan o no se quieren complicar más… pero nosotros pensamos que nos podría ayudar mucho mucho ser una fundación, tener personería y poder requerir de quienes hacen donaciones, desgrabación de impuestos por sus donaciones, bueno… una ayuda más importante, ¿no? Y todo lo otro que se puede hacer cuando ya sos una fundación, es tener más ingerencia en otros aspectos… ese fue el disparador para pensar en cambiarle la jerarquía para cambiarle la condición al grupo y convertirla en una fundación.

CC: ¿Cuál ha sido la acción más relevante que han hecho en el grupo este año y, por otro lado, cuál es la que más te impactó o más te dejó a nivel personal?
Mirtha: Yo hago un trabajo de apoyo, no ando casi levantando animales en la calle. Sí una vez que se da la situación, lo traslado en mi camioneta, hacemos un poco el seguimiento… pero yo creo que un trabajo importante que hace el grupo es el de las castraciones semanales. Natalia García es quién está en ese trabajo concretamente, ella hace toda la difusión de todos los turnos, hace el registro de todos y el seguimiento de lo que se va concretando, entonces todas esas castraciones para mi es como lo más importante que se hace en este momento, porque poder llevar a castrar por mes unas 30 ó 40 perras tiene unas muy buenas consecuncias. La castración trae no solamente la esterilización sino toda una serie de cuestiones colaterales que tienen que ver con la seguridad del animal, como que no ande en la calle seguida por perros, que no ande en celo, un montón de cosas… Y después no habernos hecho a un lado cuando nos han pedido ayuda en situaciones críticas, casi siempre hemos acudido, a pesar de que en ese momento podemos no haber tenido ni un sólo peso, pero acudimos y sabemos que vamos a poder hacerle frente a la situación.
En lo personal esta actividad tiene muy comprometida mi vida, soy jubilada de profesora, pero me demanda mucha energía y me gusta hacerlo.

CC: ¿Hasta dónde te gustaría llegar con el grupo?
Mirtha: Nosotros tenemos una aspiración enorme y la esperanza de poder concretar, con la creación de la Fundación, porque eso nos permite trabajar… primero atraer más gente que comparta los mismos principios, porque en esto también hay que dejar bien en claro ciertas cosas para que no haya después problema, y atraer gente que pueda ayudarnos a concretar varios objetivos. Como fundación uno ya puede apuntar hacia varios ejes, por un lado este tema que es como permanente, que es el del rescate, de la atención veterinaria, de la esterilización… pero también hay otros ejes que son fundamentales en una sociedad, que es el tema de poder incidir en la educación; es decir, presentar proyectos, poder entrar a las escuelas… que bueno sería que toda esta temática del respeto, de la vida animal pudiera ser parte de los currículos, ¿no? Y también la posibilidad de incidir en políticas públicas, ya como fundación uno puede tener una mayor ingerencia en cierta toma de decisiones, presentando proyectos. ¿Cómo puede ser que la ciudad de San Luis no haya decretado ya la “Pirotecnia Cero”? No solamente por los animales sino por la gente grande, por los enfermos, por el mismo ambiente… Entonces ver desde otro lugar, que es el de una fundación, donde te respalda una personería jurídica, un estatuto, etc… poder actuar en esos otros dos ejes también, esa es la gran aspiración que tenemos. Grande pero que no es imposible!